La gente no entiende que no quiero una vida convencional. Ya la tuve, quiero algo nuevo. No quiero un esposo abogado ni ingeniero, que tenga bastante dinero. NO, tampoco quiero llevar a mis hijos a la Iglesia, ni enseñarle un mundo falso. Quiero un hombre que haga lo que le guste, sin importal el dinero. Que sea todo lo que la sociedad no quiera de aspecto. Que no tengamos una casa, si no vivir en un taller, con todo desordenado, con pensamientos profundos. Que nos apasione las cosas más criticadas, que nos miren raro en la calle por como somos, y por ser demasiado alegres, y por último… Por ser lo que ustedes no querían.
Te acostumbras a sus mensajes, esperas cada día hablar con esa persona y llega el día en que se demora en contestar y ya no es como antes.

(Fuente: un-escritor-dice)

El orgullo puedes dejarlo a un lado. La dignidad no debes perderla por nadie.
Erase esta vez - Gabriel García de Oro (via soy-una-conejo)